Senda ecológica hasta llegar a la silla de Felipe II desde donde contemplaba como avanzaban las obras su edificación más insigne: el Monasterio del Escorial.